Músculo tibial posterior – Dolor y puntos gatillo

El tibial posterior es el músculo situado más profundamente en la pantorrilla y puede causar dolor intenso en la zona del tendón de Aquiles y en la planta del pie.

Este dolor suele ser provocado por tensiones musculares y puntos gatillo, es decir nudos musculares.

Lo que la mayoría de las personas no sabe es que es posible de deshacerse de estos problemas con un automasaje.

Los efectos son sorprendentes, incluso si son subestimados por muchos pacientes y hasta por terapeutas.

En la página presente no sólo aprenderá a masajear su tibial posterior usted mismo, sino también….

  • qué molestias puede causar.
  • dónde es situado.
  • qué funciones tiene.
  • cómo puede desarrollar puntos gatillo.

¡Así que vale la pena seguir leyendo!

1. Zonas de dolor, síntomas y diagnósticos diferenciales

1.1 Zonas de dolor

La tensión en el tibial posterior a menudo produce dolor en la pantorrilla y sensibilidad local al presionar.

Sin embargo, los puntos gatillo en este músculo generalmente causan dolor en el área del tendón de Aquiles y se extienden fácilmente hacia abajo a la planta del pie o hacia arriba a la pantorrilla.

1.2 Síntomas y molestias

El dolor descrito anteriormente ocurre por lo general en situaciones de carga, pero también puede ocurrir en reposo.

Es particularmente en la planta del pie y en el tendón de Aquiles donde las personas afectadas a menudo experimentan dolor cuando los puntos gatillo en el tibial posterior están activos.

2. Origen e inserción

El tibial posterior es el músculo más profundo de la parte posterior de la pierna. Se origina en la parte superior posterior entre la rótula y el tobillo; va de toda su parte trasera hacia abajo al arco del pie.

Orígenes:

  • Membrana interossea
  • Parte medial del peroné
  • Parte posterior de la tibia
  • Septos intermusculares de los músculos adyacentes

Inserción:

  • En la mayoría de los huesos que constituyen la bóveda del pie.

Inervación:

  • El músculo es inervado por el nervio tibial.

Los lugares en los que a menudo se forman puntos gatillo son marcados con una X.

3. Función

Primero me gustaría explicarle las funciones de este músculo por medio de puntos clave e imágenes, para después mostrarle qué significado tienen en su vida diaria.

  • Flexión plantar: Mover los dedos del pie hacia el suelo
  • Supinación
1

Flexión plantar

2

Supinación

3.1 La flexión plantar en la vida cotidiana

Con cada paso que lleva a cabo, empuja los dedos de los pies del suelo, levantando el talón.

Por supuesto, la misma función es necesaria para saltar, como por ejemplo en el voleibol o el baloncesto.

Como puede ver, este músculo es muy importante para su locomoción.

3.2 Supinación en la vida cotidiana

Al caminar, usted se para en una pierna por un corto tiempo con cada paso. En esta fase, el músculo evita que la articulación del tobillo se doble demasiado hacia adentro.

4. Formación de puntos gatillo

Los puntos gatillo en este músculo son causados principalmente por la sobrecarga en actividades deportivas.

El jogging en general, el jogging en superficies irregulares o resbalosas puede llevar rápidamente a la formación de puntos gatillo.

En el jogging “normal”, es la monótona secuencia de movimiento que desencadena la sobrecarga de las fibras musculares individuales.

Especialmente si no está acostumbrado a la tensión, si se da muy poco tiempo al músculo para que se adapte y si no realiza actividades de regeneración como masajes y estiramientos.

En terrenos irregulares, el músculo debe realizar un mayor trabajo de estabilización en la articulación del tobillo, que también puede sobrecargarlo.

En suelos resbalosos, los dedos de los pies se deslizan ligeramente hacia atrás cuando el pie empuja el suelo. Éste es un alto estímulo para el músculo y puede sobrecargarlo.

Otros factores que favorecen el desarrollo de puntos gatillo son las inestabilidades en las articulaciones del tobillo.

5. Palpación

Dado que el músculo se encuentra muy profundo en la pantorrilla o en la parte inferior de la pierna, no es posible distinguirlo de los músculos circundantes.

Aún así es posible darle un masaje. Todo lo que necesita saber es dónde o cómo poner las manos  y eso es exactamente lo que le mostraré en el siguiente paso.

6. Músculo tibial posterior – Automasaje

Usted puede trabajar el músculo con un rollo de fascia, una pelota para masaje o el Body Back Buddy y aplicar diferentes técnicas de masaje.

En la página presente, le muestro el masaje con un rollo de fascia y los movimientos precisos de masaje.

6.1 Automasaje del músculo tibial posterior con un rollo de fascia

  • Siéntese en el suelo y coloque el rollo debajo de la pantorrilla, justo debajo del hueco de la rodilla.
  • Ahora empújese del suelo con las manos y gire lentamente encima de la pantorrilla.
  • Una vez que encuentre una tensión dolorosa, masajéela rodando unas cuantas veces desde justo antes hasta justo después del punto doloroso.
  • Proceda de esta manera con toda la pantorrilla.

Anotación: En la foto coloco mi pierna libre sobre la otra. Ésta es la única forma en que puedo acumular suficiente presión para alcanzar el tibial posterior.

Si esto a usted le causa demasiado dolor, no cruce las piernas. Esto reduce la presión ejercida en la pantorrilla con el resultado que el masaje sea menos intenso.

De esta manera, ya no penetra tan profundamente al tejido y se masajea el músculo sóleo y el músculo gastrocnemio situados por encima del tibial.

Esto no es un problema, ya que aquellos dos músculos a menudo desarrollan puntos gatillo junto con el tibial posterior.

Bibliografía

  • Calais-German, Blandine. Anatomy of Movement. Seattle: Eastland Press, 1993. Print
  • Davies, Clair, and Davies, Amber. The Trigger Point Workbook: Your Self-Treatment Guide For Pain Relief. Oakland: New Harbinger Publications, Inc., Print
  • Simons, David G., Lois S. Simons, and Janet G. Travell. Travell & Simons’ Myofascial Pain and Dysfunction: The Trigger Point Manual. Baltimore, MD: Williams & Wilkins, 1999. Print.
  • Schünke, Michael., Schulte, Erik, and Schumacher, Udo. Prometheus: Lernatlas der Anatomie. Stuttgart/New York: Georg Thieme Verlag, 2007. Print