Músculo tibial anterior – Dolor y puntos gatillo

El tibial anterior es un músculo importante situado en la zona baja de la pierna entre la rótula y el tobillo.

Si hay puntos gatillo activos en el músculo, puede causar dolor en el dedo gordo del pie y en la articulación del tobillo. Los corredores y los atletas de pista cubierta se ven especialmente afectados.

Sin embargo, usted mismo puede tratar estos puntos y el dolor con un masaje.

En la página presente aprenderá cómo hacer esto y mucho más.

Siga leyendo. ¡Vale la pena!

1. Zonas de dolor y síntomas

1.1 Zonas de dolor

Tensiones en el tibial anterior pueden llevar a una sensibilidad a la presión y a una sensación de tensión en la tibia.

Los puntos gatillo, por otro lado, transfieren el dolor al dedo gordo del pie y a la zona media anterior de la articulación del tobillo.

También es posible que se presente dolor en la tibia, pero no es el dolor primario causado por este músculo.

1.2 Síntomas y molestias

Además del dolor, las personas con puntos gatillo en este músculo se quejan de…

  • Debilidad al “acercar los dedos a la espinilla”, es decir en la extensión dorsal
  • Arrastrar los dedos de los pies al caminar
  • Tropezar con frecuencia

Todos estos problemas tienen el mismo origen. Los puntos gatillo en un músculo a menudo dificultan la capacidad de controlar el mismo.

Esto significa que no puede ser “adecuadamente” controlado por el sistema nervioso.

La función del tibial anterior es, entre otras cosas, mover el empeine hacia la tibia.

Si esta función se altera, es más probable que se presenten los síntomas descritos anteriormente, como por ejemplo tropezar.

2. Origen e inserción

En pocas palabras, el músculo se extiende desde la zona tibial hasta la parte medial del pie.

Orígenes:

  • Laterale condyle de la tibia
  •  Membrana interossea
  •  Fascia cruris

Inserción:

  • Os cuneiforme
  • Os metatarsale I

Inervación:

  • El músculo es inervado por el nervio peroneo profundo.

Los puntos gatillo se presentan principalmente en el tercio superior del músculo.

3. Función

A continuación presentaré las funciones del músculo y las ilustro con imágenes.

Luego le daré ejemplos de la vida cotidiana de estas funciones, para que las informaciones sean más fáciles a entender.

Breve resumen de las funciones

Nota: Para que un músculo realice su función, tiene que contraerse.

  •  Dorsiflexión con el pie libre
  •  Mover la espinilla hacia adelante con el pie fijado (= también extensión dorsal)
  •  Supinación del pie
1

Dorsiflexión con el pie libre

2

Supinación del pie

3.1 Dorsiflexión: Ejemplos de la vida diaria

Extensión dorsal significa que el empeine se acerca a la espinilla, o viceversa.

Esto puede suceder con un pie libre si, por ejemplo, está sentado en una silla, o con un pie “fijado” si está parado y mueve la espinilla hacia adelante sobre los dedos de los pies.

En la vida cotidiana, este movimiento se requiere principalmente para….

  • el control del equilibrio.
  •  trasladar el peso del talón al metatarso mientras caminar y correr.

3.1.1 Control del equilibrio

Si usted se inclina demasiado hacia atrás cuando está de pie, su espinilla también se moverá hacia atrás.

El tibial anterior puede prevenir esto al contraerse, o bien mover el cuerpo de nuevo hacia adelante al acercar la tibia a la parte dorsal del pie.

1

Estoy parado en posición neutral.

2

Aquí el tibial previene una inclinación aún más amplia hacia atrás al contraerse y al mover la tibia “hacia adelante".

3.1.2 Trasladar el peso del talón al metatarso al caminar y correr

Tan pronto como el talón toma contacto con el terreno, el tibial se contrae para evitar que la planta del pie “choca” abruptamente con el suelo.

Esto significa que el músculo se contrae y mantiene el empeine jalado hacia arriba. Durante la acción de trasladar el peso, “deja un poco suelto” y controla así el apoyo del pie al suelo.

3.2 Supinación: Ejemplos de la vida diaria

La función de supinación es importante para estabilizar la articulación del tobillo mientras el pie tiene contacto con el suelo.

Al estar de pie, al caminar y al correr, siempre se ejercen fuerzas sobre la articulación del tobillo que “quieren” empujarla hacia dentro o hacia fuera.

La supinación contrarresta las fuerzas que actúan desde el exterior hacia el interior y pondrían la articulación del tobillo en una posición inclinada (posición valgus).

1

Articulación del tobillo neutral

2

Articulación del tobillo inclinada hacia adentro o posición valgus.

4. Formación de puntos gatillo

El Ttbialis está diseñado para el trabajo continuo (contiene 2/3 fibras slow twitch tipo I) y, por lo tanto, se sobrecarga con menos frecuencia en la vida diaria.

Las cosas que lo sobrecargan y que llevan a la formación de puntos gatillo son sobre todo:

  • Actividades deportivas intensas
  • Traumas

4.1 Actividad deportiva

Aquí hay que mencionar todos los deportes que requieren correr mucho. Los movimientos especialmente bruscos y las secuencias de movimiento monótonas a menudo provocan tensiones y puntos gatillo.

4.1.1 Movimientos rápidos y bruscos

Éstos ocurren principalmente en deportes que se llevan a acabo en gimnasios. El suelo antiderrapante y los zapatos antiderrapantes posibilitan arranques y paradas extremadamente rápidos, además de cambios de dirección rápidos.

La articulación del tobillo debe estar extremadamente estabilizada y el tibial debe cumplir su función al máximo. ¡Esto puede sobrecargarlo!

4.1.2 Secuencias de movimiento monótonas

Éstas se encuentran especialmente en los deportes para entrenar resistencia física

Para el tibial, por ejemplo, correr es muy exigente. En cada paso se contrae excéntricamente (contracción durante la extensión) para estabilizar la articulación del tobillo y asegurar un movimiento fluido de traslado de peso en el pie.

Estos procesos son muy monótonos cuando se ejecuta en terreno plano. En cambio, con el trail running, son más diversos.

Solo que aquí hay mucha carrera en pendientes hacia abajo, lo que pone mucha carga en el tibial anterior.

4.2 Traumas

Se trata sobre todo de fracturas de la pierna.

Una fractura puede presionar la tibia contra el músculo y causar puntos gatillo debido a la tensión mecánica causada por la fractura.

5. Palpación

Palpar el músculo es muy fácil. Proceda de la siguiente manera:

  • Siéntese y coloque dos o tres dedos en la parte lateral de la tibia.
  • Levante la planta del pie del suelo unas cuantas veces. El talón permanece en contacto con el suelo.
  • Trate de sentir un músculo contrayéndose bajo sus dedos. Este es el tibial anterior.
  • Trate de sentir su curso hacia abajo antes de que emerja con el tendón después de aproximadamente 2/3 de la tibia.

6. Automasaje

Usted puede masajear el tibial de varias maneras, usando diferentes dispositivos y técnicas.

En la página presente le mostraré cómo llevar a cabo el masaje con un pequeño rollo de fascia y aplicando movimientos precisos de masaje.

Este masaje es ideal para principiantes.

6.1 Automasaje con un pequeño rollo de fascia

Le recomiendo utilizar un pequeño rollo para este masaje, por ejemplo el BlackRoll Mini o el AchillX.

Con un rollo de fascia regular el masaje es posible, pero debido a que son más grandes en diámetro, el masaje no es tan agradable – su pierna está entonces en una posición muy alta.

  • Colóquese en posición de gateo.
  • Coloque el rollo de fascia debajo de la tibia.
  • Ahora hay que trasladar un poco de peso hacia el lado a masajear con el fin de empujar con el rollo en el músculo.
  • En caso contrario, sólo ejercería presión en el hueso.
  • Haga movimientos de rodar cortos y lentos sobre la tibia y busque tensiones dolorosas.
  • Una vez que encuentre uno, haga rodar el rollo un par de veces desde adelante hasta justo detrás del punto doloroso.
  • Esta es otra posición de masaje alternativa

Bibliografía

  • Calais-German, Blandine. Anatomy of Movement. Seattle: Eastland Press, 1993. Print
  • Davies, Clair, and Davies, Amber. The Trigger Point Workbook: Your Self-Treatment Guide For Pain Relief. Oakland: New Harbinger Publications, Inc., Print
  • Simons, David G., Lois S. Simons, and Janet G. Travell. Travell & Simons’ Myofascial Pain and Dysfunction: The Trigger Point Manual. Baltimore, MD: Williams & Wilkins, 1999. Print.
  • Schünke, Michael., Schulte, Erik, and Schumacher, Udo. Prometheus: Lernatlas der Anatomie. Stuttgart/New York: Georg Thieme Verlag, 2007. Print