NULL

Músculo subescapular: Dolores y puntos gatillo

El subescapular es uno de los músculos del hombro y forma parte del manguito de los rotadores.

Cuando el músculo está tenso y presenta puntos gatillo, puede ser sensible él mismo y/o causar dolor en el hombro, el brazo y en la muñeca.

Gracias a un automasaje se puede relajar el músculo, eliminar puntos gatillo y, por lo mismo, aliviar dolores que provoca.

Todo lo que se requiere son sus manos y un poco de práctica.

1. Zonas de dolor, síntomas y diagnósticos diferenciales

1.1 Zonas de dolor

Si el músculo está tenso, normalmente sólo presenta sensibilidad a la presión.

En cambio, es posible que puntos gatillo transfieran dolor a la parte posterior del omóplato, a la porción superior del brazo, tanto que a las partes interior y exterior de la muñeca.

Las partes de color rojo en la imagen más abajo muestran la probabilidad de percibir dolor en la zona respectiva, si se presentan puntos gatillo en el subescapular.

Más oscuro el rojo, más probable es.

1
2

1.2 Síntomas y molestias

Si usted tiene tensiones en este músculo, posiblemente percibe dolor moviendo el brazo hacia atrás con la palma de la mano mirando arriba.

Esto ocurre cuando, por ejemplo, recibe un objeto o cuando tira una pelota.

Con este movimiento se alarga o extiende, lo que para un músculo tenso suele ser “demasiado” y, por consiguiente, provoca dolor.

Con el aumento de las tensiones y de la actividad de los puntos gatillo, se volverá más doloroso levantar el brazo hacia el lado, hasta que en algún momento ya no será posible.

1.3 Diagnósticos diferenciales

Las siguientes condiciones/enfermedades presentan a menudo síntomas de dolor muy similares a las que son causadas por puntos gatillo en el subescapular.

Eso significa que existe la posibilidad que esta clase de dolor es provocada por puntos gatillo, por la “enfermedad” o por ambos.

Uno no descarta el otro.

  • Radioculopatía C7
  • Síndrome del opérculo torácico
  • Síndrome de impingement
  • Capsulitis adhesiva/Hombro congelado

Quisiera mencionar algunas cosas al respecto de estos síntomas.

Síndrome del opérculo torácico

Aparte de este músculo, también los músculos siguientes pueden provocar dolores muy similares.

Para usted eso significa que, aparte de acudir con su médico, puede examinar estos músculos para llegar a saber si presentan tensiones y puntos gatillo.

  • Dorsal ancho
  • Pectoral mayor
  • Escalenos
  • Serrato posterior superior

Síndrome de impingement

En el caso del síndrome subacromial, la abducción del brazo, o sea alejar el brazo del cuerpo, es a menudo dolorosa o incluso imposible.

Por lo general, el aumento del tamaño del tendón del supraespinoso es responsable, o simplemente una tensión en el mismo músculo.

Frecuentemente no se considera la posibilidad que tensiones fuertes en el subescapular puedan llevar al mismo problema, ya que el músculo por una irritación del sistema nervioso ya no puede relajarse. Un hecho que es sumamente importante para alzar el brazo.

2. Origen, inserción e inervación

Para decirlo simple, el músculo se extiende desde la cara anterior del omóplato hasta la cara anterior del húmero.

Origen

  • Fosa subescapular del omóplato/escápula

Inserción

  • Tubérculo menor del húmero

Inervación

  • El músculo es inervado por el nervio subescapular C5 – C8.

Lugares

  • en los cuales frecuentemente se encuentran tensiones y puntos gatillo, son marcados con una X.

3. Músculo subescapular: Función

Tiene las funciones siguientes:

  • Rotación interna del hombro
  • Aducción
  • Estabilización del hombro durante movimiento

En la vida cotidiana la rotación interna del hombro se aplica por ejemplo en el momento de manejar: cuando cruza el brazo afectado delante del cuerpo a fin de girar el volante, o cuando se pone el cinturón de seguridad.

1

Rotación interna

2

Aducción

4. Sobrecarga y formación de puntos gatillo en el músculo subescapular

En general, el músculo se sobrecarga cuando se vuelve a cargarlo demás en cuanto a su función, o si se mantiene muy seguido durante un largo tiempo en una posición sin mover.

Ambos llevan a tensiones y puntos gatillo.

Refriéndose al último, ya no se debería de denominar sobrecarga, sino abuso de la musculatura.

Con el objetivo de que me entienda mejor, me gustaría dar unos ejemplos del ámbito deportivo y de la vida cotidiana.

Sobrecarga en la vida cotidiana

Aquí son sobre todo las posiciones sin mover que pueden causar problemas. Entre ellas figuran, por ejemplo

  • Trabajo en el escritorio
  • Manejar o viajar en carro
  • Espalda encorvada

En cada uno de estos puntos mencionados, los hombros presentan una ligera rotación interna, o los brazos se encuentran delante del cuerpo con los hombros que tienen igual una rotación interna.

Eso significa que el músculo constantemente se mantiene en una posición acortada.

Se logra alivio estirarse con regularidad.

Sin embargo, eso sólo ayuda si el músculo aún no está totalmente tenso. En este último caso hace falta un masaje.

Sobrecarga en el deporte

Aquí causan problemas en particular movimientos de tiro, movimientos de saque y aquellos movimientos que implican oprimir el brazo contra el cuerpo.

Sobre todo, si no se llevan a cabo ejercicios de compensación o si el músculo no se puede adaptar poco a poco a la carga.

  • Balonmano
  • Voleibol
  • Tenis
  • Natación
  • Ejercicios gimnásticos
  • Alpinismo

5. Músculo subescapular: Palpación

No resulta fácil de palpar el músculo, además se recomienda tener mucho cuidado, porque en su cercanía pasan muchos nervios.

Aun así, no se dé por vencido si no funciona a la primera vez. Con un poco de paciencia lo logrará.

Para el masaje es importante saber dónde se sitúa el músculo, a fin de poder examinar y trabajarlo en su totalidad.

1

Oprima con el pulgar en la axila con cuidado y lo más profundo que sea posible.

2

… y haga varias veces la rotación interna con el hombro. Con cada rotación, se contrae el músculo.

Esto puede percibir con el pulgar para después palpar el músculo entero.

6. Músculo subescapular: Automasaje

  • Después de haber encontrado el subescapular, examínelo por puntos dolorosos.
  • Para asegurar que de verdad está su pulgar encima del músculo, haga la rotación interna con el hombro, coloque el pulgar en el músculo contraído, quédese en el mismo punto y vuelva a relajar el músculo.
  • Ahora oprima la zona a fin de averiguar si está adolorido.
  • Proceda así con el músculo completo y masajee cada punto doloroso.

Para el masaje hay dos opciones a escoger. De un lado la técnica de presión-movimiento, del otro la técnica del pulgar.

6.1 Técnica de presión-movimiento

  • Oprima el punto en cuestión y realice aproximadamente 10 rotaciones internas y externas.
  • Se recomienda de aprovechar de todo el ángulo de movimiento, o sea de ejercer rotaciones amplias. Concéntrese en las secciones más dolorosas del movimiento.

6.2 Técnica de pulgar

  • Coloque el pulgar justo antes de un punto doloroso y masajee el punto varias veces pasando con el pulgar encima de él.
  • Por lo regular, 5 a 6 movimientos de masaje son suficientes en esta zona.
  • Por supuesto esto queda a su criterio. Usted puede variar la cantidad si tiene la impresión de que más le haría bien.

Muchas gracias por leer mi página.

Bibliografía

  • Calais-German, Blandine. Anatomy of Movement. Seattle: Eastland Press, 1993. Print
  • Davies, Clair, and Davies, Amber. The Trigger Point Workbook: Your Self-Treatment Guide For Pain Relief. Oakland: New Harbinger Publications, Inc., Print
  • Simons, David G., Lois S. Simons, and Janet G. Travell. Travell & Simons’ Myofascial Pain and Dysfunction: The Trigger Point Manual. Baltimore, MD: Williams & Wilkins, 1999. Print.
  • Schünke, Michael., Schulte, Erik, and Schumacher, Udo. Prometheus: Lernatlas der Anatomie. Stuttgart/New York: Georg Thieme Verlag, 2007. Print